Cómo elegir y cuidar tus toallas

Post de Mi Casa Burgos

Muchas personas cometen el error de escoger una toalla por su bonito aspecto, tal vez se inclinen por su color o diseño, o simplemente se fijen en su precio. Sin embargo hay ciertas características que siempre debemos observar  antes de comprar una. En la tienda #micasaburgos te explicamos en qué debes fijarte para identificar una toalla de calidad para que nunca más tengas que enfrentarte a una de esas que no secan por más que frotas, que parecen papel de lija tras unos cuantos lavados o cuyo tamaño nos obliga a secarnos por etapas.

Entiende las características de las toallas

Suave y absorbente. Son las dos cualidades básicas que debe cumplir cualquier toalla.

La absorbencia es la capacidad de retener el líquido que se encuentra sobre la superficie que estás secando. Debes fijarte en el peso y el grosor. En las toallas de algodón el gramaje indica el peso del tejido por metro cuadrado: cuanto mayor sea éste, mayor será su calidad y, por tanto, su capacidad de absorción.

Los expertos consideran que una toalla de calidad debe tener un gramaje de entre 450 y 500 gramos/m2, una cifra que puede ser algo inferior en el caso de los albornoces para aligerar su peso. Este dato se incluye en la etiqueta de la toalla.

La suavidad depende del tipo de material con el que la toalla haya sido confeccionado. Materiales como el algodón y los tejidos derivados del bambú son muy suaves al tacto.

Cuando estés evaluando la suavidad de las toallas no confíes solo en el tacto, suelen tener productos que las hacen sentir más suaves de lo que en realidad son pero al lavarlas pierden esa característica. En lugar de eso, fíjate también en las fibras de la toalla. Estas tienen que resaltar, si son largos y finos es una buena señal, pero si permanecen aplastados no es lo que estás buscando.

Conoce los materiales de la toalla

Si bien las toallas de algodón 100% son las más populares, en los últimos tiempos se han desarrollado productos con nuevas composiciones que buscan potenciar determinados aspectos. Te explicamos algunos de ellos.

La fibra de algodón es un producto natural de gran capacidad de absorción. Siempre que sea posible debemos buscar que sea algodón peinado, pues los hilos han sido pasados por unos peines finos que se encargan de eliminar las impurezas dejando únicamente las fibras más largas y resistentes que son mucho más resistentes y se rompen con menos facilidad, además de ser más frescas y suaves al tacto.

Las fibras de bambú son un producto natural de rápido crecimiento y desarrollo sostenible. A las toallas aportan un tacto aún más suave que el algodón al tiempo que las hacen muy absorbentes y les confieren características hipoalergénicas y antibacterianas.

Alternativas menos habituales pero a tener en cuenta por sus excelentes prestaciones, son las toallas realizadas a partir de lino, otra fibra vegetal que no solo incrementa la duración de la pieza sino que ofrece una absorción hasta un 20% mayor que la del algodón, aportando por otro lado una mayor sensación de frescor.

También existen toallas de fibras artificiales como el modal, realizado a partir de celulosa regenerada que, pese a no ser muy conocidas, ofrecen ventajas como una absorción hasta un 50% superior a la del algodón y un acabado liso y brillante que recuerda al de la seda.

La microfibra también es una excelente opción que se ha hecho popular por su gran capacidad de absorción y secado rápido. Para quienes llevan toallas de mano en el bolso o al gimnasio son una gran alternativa ya que son livianas.

Siente las características de las toallas

Mientras estás en la tienda no podrás probar la absorbencia de la toalla pero después de estas pistas, tu sentido común y la profesionalidad e integridad de #micasaburgos sabrás si son de calidad.

Observa bien las fibras. ¿Las fibras resaltan como el césped en el jardín? ¡Esa es una buena señal! Si no, no se sentirá cómodo ni secará.

Comprueba el peso y resistencia de la toalla. Sostenla estirada en el aire hacia la luz del sol, si puedes ver la luz a través de ella no es muy resistente.

Fíjate en el tamaño. Existen distintas medidas de toallas dependiendo de la necesidad y uso que vallamos a darla. Repasemos cuáles son los diferentes tamaños que existen:

  • Tocador o bidet, las más pequeñas: 30 x 50 cm
  • Lavabo: 50 x 100 cm
  • Ducha: 70 x 140 cm
  • Baño, la de mayor tamaño: 100 x 150-160 cm

No hay que pasar por alto el papel que pueden representar las toallas en la decoración del baño, ya que pueden alegrar considerablemente un pequeño aseo. Desde un punto de vista estético, las opciones entre las que elegir son prácticamente infinitas y abarcan todos los estilos decorativos.

Alarga la vida de tus toallas

Las toallas de buena calidad tienen una larga vida útil, aunque para mantenerlas en perfectas condiciones conviene seguir una serie de consejos de limpieza y almacenaje.

Consejos de lavado

Lava las toallas nuevas antes de usarlas. Pueden tener residuos de químicos usados en la producción, además debemos eliminar pelusas y aprestos.

La mejor forma de hacerlo será usando la mitad de la cantidad normal de detergente que utilizas habitualmente y añadiendo un poco de vinagre blanco en el cajetín del detergente, para evitar que se descoloran con tanta facilidad y no utilizando suavizante, ya que éste puede hacer que pierdan capacidad de absorción.Otra opción es sustituir el vinagre blanco por una taza de amoniaco perfumado y un chorrito de jugo de limón, el resultado serán unas toallas también muy suaves y limpias. 

El método anterior no solo te servirá para los nuevos modelos, sino que es perfecto para mantener en buenas condiciones también las toallas más viejas.

Lava los colores fuertes por separado, sobre todo las primeras veces, preferiblemente con agua tibia y detergentes suaves, que no sea muy agresivo con el tejido.

Aunque se trata de una recomendación opcional, lavar las toallas de forma separada a otras prendas es una buena forma de impedir que su fibras se apelmacen, que puedan absorber los colores de otra ropa, así como dejar está llena de pelusas.

La carga no debe ser excesiva, ya que las toallas deben poder moverse con facilidad para que el agua pase bien entre ellas y queden completamente limpias.

Consejos de secado

Si las tendemos al aire libre debemos colocarlas en una zona en la que les dé el aire pero sin que queden expuestas de manera directa a la luz solar para evitar que se resequen y resulten ásperas al tacto.

Si dispones de secadora, ¡muchísimo mejor! Es perfecta para retirar toda la humedad de las toallas y dejarlas con una suavidad y un acabado impecable.

Tener en cuenta que la temperatura del ciclo no debe estar muy alta. Las toallas tienden a encogerse y las temperaturas altas dañarán tus paños.

Consejos de almacenamiento

Es muy importante que antes de recoger las toallas para guardarlas, esperes a que se hayan secado por completo y no utilices planchas a vapor, ya que podrían dejarlas humedecidas y favorecer, así, la aparición de olores desagradables.

Con estos pequeños consejos de reconocimiento, compra y conservación de las toallas acercaros a la tienda #micasaburgos a conocer la calidad y diseños que podemos ofreceros en C/Vitoria 172. ¡Repetiréis seguro!
Aparcamiento Disuasorio a 9 minutos

Entradas relacionadas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: